Oh Snap!

Esta es nuestra principal fuente de ingresos. Gracias!!

Venezolanas entregan a sus niños a orfanatos por no poder alimentarlos

/
/
/
56 Views

Feb 13, 2018 9:42 am
Publicado en: Actualidad, Nacionales Un cuidador ayuda a un niño a vestirse en Bambi House, un orfanato privado en Caracas, Venezuela. (Alejandro Cegarra for The Washington Post)Un cuidador ayuda a un niño a vestirse en la casa hogar Bambi, un orfanato privado en Caracas, Venezuela. (Alejandro Cegarra for The Washington Post)

“¿Te gustaría ver a los pequeños?”, Preguntó Magdelis Salazar, una trabajadora social, haciéndome señas hacia un patio de recreo lleno de gente.

Por Anthony Faiola / Washington Post

Estábamos en el orfanato más grande de Venezuela, justo después del almuerzo. El patio era una carrera de obstáculos para niños abandonados. Un pequeño trozo de un niño, en la cúspide de 3, se sentó en una patineta. Se llamaba El Gordo, el gordo. Pero cuando lo dejaron aquí hace unos meses, él era de piel y huesos.

Pasó por encima de un niño de 3 años con una camisa rosa y flores diminutas. “Ella no habla mucho”, dijo uno de los asistentes, revolviendo el pelo rizado de la niña. Al menos, ya no. En septiembre, su madre la dejó en una estación de metro con una bolsa de ropa y una nota rogándole a alguien que le diera de comer.

Un cartel con las manos de los niños que viven en Fundana, una institución privada que es orfanato en parte, parte del centro de atención temporal para niños. (Alejandro Cegarra for The Washington Post)Un cartel con las manos de los niños que viven en Fundana, una institución privada que es orfanato en parte, parte del centro de atención temporal para niños. (Alejandro Cegarra for The Washington Post)

Las tasas de pobreza y hambre se disparan a medida que la crisis económica de Venezuela deja las estanterías vacías de alimentos, medicinas, pañales y fórmula para bebés. Algunos padres ya no pueden soportarlo. Están haciendo lo impensable.

Entregando a sus hijos.

“La gente no puede encontrar comida”, me dijo Salazar. “No pueden alimentar a sus hijos. Los están entregando no porque no los amen, sino porque lo hacen “.

Antes de mi reciente viaje de presentación de informes a Venezuela, había escuchado que las familias estaban abandonando o entregando niños. Sin embargo, fue un desafío realmente conocer a las víctimas más pequeñas de esta nación rota. Mis pedidos para ingresar a orfanatos administrados por el gobierno socialista no habían recibido respuesta. Un funcionario de protección de menores -una advertencia de condiciones devastadoras, incluida la falta de pañales- confió que esa visita sería “imposible”. Algunos centros de crisis infantiles administrados por privados temen que el acceso a un periodista pueda dañar sus delicadas relaciones con el gobierno.

Duermen siesta en el orfanato de Caracas. (Alejandro Cegarra for The Washington Post)Duermen siesta en el orfanato de Caracas. (Alejandro Cegarra for The Washington Post)

Mi colega venezolana Rachelle Krygier me presentó a Fundana, un imponente complejo de cemento encaramado en lo alto de una colina en el sureste de Caracas. Su familia había fundado el orfanato sin fines de lucro y el centro de crisis infantil en 1991, y su madre sigue siendo la cabeza de su junta y su tía la presidenta. Rachelle recordó haber sido voluntaria allí hace una década, cuando era estudiante y los niños eran casi exclusivamente casos de abuso o negligencia.

No hay estadísticas oficiales sobre cuántos niños son abandonados o enviados a orfanatos y hogares de cuidado por sus padres por razones económicas. Pero las entrevistas con funcionarios de Fundana y otras nueve organizaciones privadas y públicas que manejan niños en crisis sugieren que los casos se cuentan entre cientos (o más) a nivel nacional.

Fundana recibió aproximadamente 144 solicitudes para colocar niños en sus instalaciones el año pasado, en comparación con las 24 de 2016, con la gran mayoría de las solicitudes relacionadas con dificultades económicas.

 Dayana Silgado lleva a su hija al patio de recreo minutos antes del final de una visita a Fundana. Silgado no puede proporcionar suficiente comida para sus hijos, por lo que colocó a dos de ellos en el centro. (Alejandro Cegarra for The Washington PostDayana Silgado lleva a su hija al patio de recreo minutos antes del final de una visita a Fundana. Silgado no puede proporcionar suficiente comida para sus hijos, por lo que colocó a dos de ellos en el centro. (Alejandro Cegarra for The Washington Post)

Una tarde reciente, se presentó en Fundana con su hijo de 3 años y sus dos hijas, de 5 y 14 años. Perdió su trabajo de costurera hace unos meses. Cuando su hija menor enfermó gravemente en diciembre y el hospital público no tenía medicamentos, ella gastó el último de sus ahorros comprando una pomada en una farmacia.

Su plan: dejar a los niños en el centro, donde sabía que serían alimentados, para poder viajar a la vecina Colombia para buscar trabajo. Esperaba que finalmente pudiera recuperarlos. Por lo general, a los niños se les permite permanecer en Fundana de seis meses a un año antes de ser colocados en hogares de guarda o ser adoptados.

“No sabes lo que es ver a tus hijos pasar hambre”, me dijo Pérez. “No tienes idea. Siento que soy responsable, como si les hubiera fallado. Pero lo he intentado todo. No hay trabajo, y siguen cada vez más delgados.

“¡Dime! ¿Que se supone que haga?”

Venezuela cayó en una profunda recesión en 2014, golpeada por una caída en los precios mundiales del petróleo y años de mala gestión económica. La crisis ha empeorado en el último año. Un estudio realizado por Caritas, organización benéfica católica en áreas más pobres de cuatro estados, encontró que el porcentaje de niños menores de 5 años que carecían de una nutrición adecuada había aumentado al 71 por ciento en diciembre desde el 54 por ciento siete meses antes.

El Ministerio de Bienestar Infantil de Venezuela no respondió a las solicitudes de comentarios sobre el fenómeno de niños abandonados o ingresados en orfanatos debido a la crisis. El gobierno socialista ofrece cajas gratuitas de alimentos a las familias pobres una vez al mes, aunque ha habido demoras debido a que los costos de los alimentos se han disparado.

 En una visita a Fundana un domingo, Melani Morales abraza a su hijo Christopher, a quien ella colocó allí porque no puede permitirse cuidarlo. (Alejandro Cegarra for The Washington Post)En una visita a Fundana un domingo, Melani Morales abraza a su hijo Christopher, a quien ella colocó allí porque no puede permitirse cuidarlo. (Alejandro Cegarra for The Washington Post)

Durante años, Venezuela tenía una red de instituciones públicas para niños vulnerables: estaciones tradicionales para aquellos que necesitan protección temporal o de largo plazo. Pero los trabajadores de bienestar infantil dicen que las instituciones están colapsando, y que algunos corren el riesgo de cerrar debido a la escasez de fondos y a otros que carecen críticamente de recursos.

Entonces, cada vez más, los padres dejan a sus hijos en las calles.

En el arenoso distrito de Sucre en Caracas, por ejemplo, ocho niños fueron abandonados en hospitales y espacios públicos el año pasado, en comparación con cuatro en 2016. Además, los funcionarios dicen que registraron nueve casos de abandono voluntario por razones económicas en un servicio de protección infantil. centro en el distrito en 2017, en comparación con ninguno el año anterior. Un funcionario de bienestar infantil en El Libertador, una de las zonas más pobres de la capital, calificó de “catastrófica” la situación en los orfanatos públicos y los centros de atención temporal.

“Aquí tenemos graves problemas”, dijo el funcionario, quien habló bajo condición de anonimato por temor a las represalias del gobierno autoritario. “Definitivamente hay más niños abandonados. No es solo que haya más, sino que sus condiciones de salud y nutrición son mucho peores. No podemos ocuparnos de ellos “.

Con el sistema público abrumado, la carga recae cada vez más en instalaciones privadas administradas por organizaciones sin fines de lucro y organizaciones benéficas.

Leonardo Rodríguez, quien maneja una red de 10 orfanatos y centros de atención en todo el país, dijo que en el pasado, los niños colocados en sus centros casi siempre eran de hogares donde habían sufrido abuso físico o mental. Pero el año pasado, las instituciones recibieron docenas de llamadas, hasta dos por semana, de mujeres desesperadas que buscaban dar a luz a sus hijos para que pudieran alimentarlos. La demanda es tan alta que algunas de sus instalaciones ahora tienen listas de espera.

Los niños juegan en la casa hogar Bambi (Alejandro Cegarra for The Washington Post)Los niños juegan en la casa hogar Bambi (Alejandro Cegarra for The Washington Post)

Para gestionar el aumento de la demanda en Fundana, la organización abrió una segunda instalación en Caracas con la ayuda de donantes privados. Pero aún tenía que rechazar docenas de solicitudes para recibir niños. En la casa hogar Bambi, el segundo orfanato privado más grande de Venezuela, las solicitudes de colocación aumentaron en un 30 por ciento el año pasado, dijo Erika Pardo, su fundadora. Los bebés, una vez que tienen una gran demanda de adopción o colocación en hogares de guarda, también se demoran más tiempo en el cuidado de la organización.

“Las familias de crianza están pidiendo niños mayores porque los pañales y la fórmula son imposibles de encontrar o muy caros”, dijo. El número de mujeres embarazadas que buscan poner a sus hijos en adopción también está saltando.

José Gregorio Hernández, dueño de una de las principales agencias de adopción de Venezuela, Proadopcion, dijo que en 2017, su organización recibió de 10 a 15 solicitudes mensuales de mujeres embarazadas que deseaban dar a luz a sus bebés, en comparación con una o dos solicitudes por mes en 2016. Abrumado , la organización tuvo que rechazar a la mayoría de las mujeres. Aceptó 50 niños en 2017, frente a 30 en 2016.

Para muchas familias venezolanas, el hambre presenta una opción insoportable.

Conocí a Dayana Silgado, de 28 años, cuando ingresó en el nuevo centro de alimentos de Fundana para padres en crisis económica. Silgado parecía agotado. Los omóplatos de su delgado cuerpo sobresalían de la parte superior de su tanque.

 Dayana Silgado llora al final de una visita dominical con sus hijos en Fundana. (Alejandro Cegarra for The Washington Post)Dayana Silgado llora al final de una visita dominical con sus hijos en Fundana. (Alejandro Cegarra for The Washington Post)

En noviembre, entregó a sus dos hijos más pequeños a Fundana después de perder su trabajo como limpiadora de la ciudad durante una ronda de recortes presupuestarios. En el centro, ella sabía, recibirían tres comidas al día.

La casa de niños de Fundana no aceptaba niños mayores, por lo que Silgado aún estaba tratando de alimentar a sus dos hijos mayores, de 8 y 11 años, en su casa.

Un estante para zapatos de niños en la casa hogar Bambi (Alejandro Cegarra for The Washington Post)Un estante para zapatos de niños en la casa hogar Bambi (Alejandro Cegarra for The Washington Post)

  • Facebook
  • Twitter
  • Google+
  • Linkedin
  • Pinterest

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

It is main inner container footer text
Bitnami