Oh Snap!

Esta es nuestra principal fuente de ingresos. Gracias!!

WSJ: Venezolanos huyen de la miseria, y la cifra es similar a la migración de sirios y rohinyás (fotos)

/
/
/
31 Views

Feb 13, 2018 12:53 pm
Publicado en: Destacados, NacionalesUn migrante venezolano limpia parabrisas en Cúcuta, Colombia, el tipo de trabajo informal que los venezolanos pueden hacer para ganarse la vidaUn migrante venezolano limpia parabrisas en Cúcuta, Colombia, el tipo de trabajo informal que los venezolanos pueden hacer para ganarse la vida

Los venezolanos huyen de una economía que se desmorona y  en números, similar a la migración de los sirios a Europa, y de rohinyás a Bangladesh, publica The Wall Street Journal

Por Juan Forero/Fotos Tommaso Protti / The Wall Street Journal

Cientos de miles de venezolanos huyen de la miseria de su país y cruzan las fronteras hacia los países vecinos, particularmente Colombia, creando un desafío cada vez más agudo para la región.

A medida que se profundiza el colapso de la economía de Venezuela, el número de los que huyen se está acelerando. Casi 3 millones de venezolanos, una décima parte de la población, han abandonado el país rico en petróleo en las últimas dos décadas de gobierno izquierdista. Casi la mitad de ese número, unos 1,2 millones de personas, se han ido en los últimos dos años, según Tomás Páez, un experto venezolano en inmigración de la Universidad Central de Venezuela.

Unos 550.000 venezolanos se encontraban en Colombia a fines de 2017, un aumento del 62% con respecto al año anterior, según el gobierno colombiano, y otros 50.000 ingresaron este año.

Esos números se asemejan a los 600.000 solicitantes de asilo sirios en Alemania, y los 650.000 rohingya que huyeron a Bangladesh desde Myanmar en la brutal represión del año pasado.

“Según los estándares mundiales, Colombia está recibiendo migrantes a un ritmo que ahora rivaliza con lo que vimos en los Balcanes, en Grecia, en Italia en 2015, en el pico de la emergencia migratoria [de Europa]”, dijo Joel Millman, portavoz de las Naciones Unidas.

El presidente colombiano, Juan Manuel Santos, anunció la semana pasada que su gobierno dejaría de emitir tarjetas de movilidad fronteriza que se habían otorgado a 1,5 millones de venezolanos para ir y venir en viajes cortos. Ordenó que se desplegaran 2.000 soldados para controlar las entradas ilegales o trochas en Colombia.

El presidente dijo que los colombianos “también deberían ser generosos con los venezolanos” y señaló que cuando Venezuela era próspera a fines del siglo XX, abrió sus puertas a más de un millón de colombianos.

La migración está gravando a las localidades fronterizas de Colombia y levantando el fantasma de que la convulsión social de Venezuela se extenderá. Hace tiempo que Colombia tiene sus propios problemas, incluida la integración de ex guerrilleros comunistas en un conflicto civil que recién terminó hace poco.

Aquí en Cúcuta, la ciudad más grande de Colombia en la frontera, las familias venezolanas han convertido parques en refugios improvisados y hamacas colgadas de tiendas al por menor. Durante el día, se unen a la economía informal de Cúcuta, vendiendo refrescos y limpiando parabrisas en las calles.

“Solo mira esto. Esta gente no necesitaría estar aquí si las cosas estuvieran bien en Venezuela “, dijo el padre José David Cañas, cuidando a casi mil mujeres y niños venezolanos mientras se alineaban para almorzar en el comedor de beneficencia que él dirige. “Estamos ayudando al 1% de las personas que vienen a Colombia. Es una crisis humanitaria “.

Kelly Alazares, de 43 años, tuvo que obligar a sus cuatro hijos a vender comida en las calles mientras trabaja en un restaurante. “Gracias a Dios, tenemos suficiente para comer”, dijo.

Otros se preguntan si hicieron el movimiento correcto. “Pensé que sería más fácil”, dijo Jesús Galicia, de 35 años, que vende cigarrillos y agua embotellada. “Algunas personas me emocionaron para que me viniera. Pero luego vienes y te estrellas”.

A fines de este año, la economía de Venezuela tendrá la mitad del tamaño que en 2013, según el Fondo Monetario Internacional. Se espera que la inflación alcance 13.000% este año.

Una encuesta realizada por la empresa Caracas Consultores21 en Venezuela en diciembre determinó que el 40% de los encuestados quiere huir. El país de preferencia es el más cercano, Colombia, pero el reciente aumento es evidente en toda Sudamérica. El número de venezolanos que salieron de Colombia a través de un cruce fronterizo hacia el sur de Ecuador pasó de 32.000 en 2016 a 231.000 el año pasado, lo que subraya cuántos han estado utilizando Colombia simplemente como una escala.

Ahora hay importantes comunidades venezolanas en Argentina, Ecuador, Chile y Brasil, donde decenas de miles han ingresado a través de remotos cruces en la selva y se establecieron en la ciudad de Boa Vista, con una población de 313.000 habitantes, en el estado amazónico de Roraima.

La semana pasada, la afluencia provocó que el gobierno del presidente de Brasil, Michel Temer, desplegara más tropas en la frontera y dijo que comenzaría a trasladar a venezolanos a otras ciudades en el interior de Brasil. “Existe una preocupación permanente sobre los refugiados venezolanos que vienen a Brasil”, dijo Temer.

Muchos de los recién llegados a Colombia tienen historias similares a las de Sandra Graterol, que vio cómo los ingresos de la pequeña tienda de metal que ella y su esposo administraban en el centro de Venezuela se vieron arrastrados por la crisis.

“No hay nada allí, y todos se estaban viniendo para acá”, dijo Graterol, de 30 años. “Dije: ‘Me voy a ir, también’”. Ahora gana 10 pesos diarios vendiendo baratijas en las calles de Cúcuta, suficiente para alimentar a los cinco niños en casa.

La afluencia llevó a los funcionarios colombianos a viajar a Turquía el año pasado para estudiar cómo las autoridades estaban haciendo con los refugiados de guerra sirios. El gobierno ha permitido a los venezolanos acceder a la atención médica pública y, para quienes tienen pasaporte, inscribir a los niños en las escuelas.

Pero los funcionarios colombianos de las ciudades pequeñas a lo largo de la frontera dicen que la afluencia de personas ha desbordado los servicios, particularmente en los hospitales, donde los venezolanos buscan vacunas que no están disponibles en su país y las mujeres vienen a dar a luz. La oficina del fiscal general también dice que las detenciones de venezolanos, principalmente por robo, han aumentado a medida que la tasa de migración se ha disparado.

“Han aumentado el desempleo y han aceptado empleos con salarios más bajos”, dijo Mauricio Franco, el hombre clave de Cúcuta al tratar con los recién llegados.

El jueves pasado, cuando el presidente Santos llegó a Cúcuta para anunciar las nuevas restricciones de Colombia en los cruces fronterizos, cientos de venezolanos cruzaron a esta ciudad. Dejando sus maletas en un lugar sombreado a unos cientos de yardas de la frontera, un grupo de venezolanos discutió qué iban a hacer.

Carlos Duque, de 38 años, y su hermano dijeron que probablemente se quedarían en Colombia. Annais Parra, de 29 años, planea mudarse a la ciudad colombiana de Cali con su familia. Y Liubert Yari, de 24 años, dijo que cruzaría Colombia en autobús y se mudaría a Perú, donde tiene un primo.

“Tengo un bebé de un año en casa, y tuve que hacer todo lo imaginable para pagar la leche y los pañales, que además son imposibles de encontrar”, dijo. “No podía esperar más”.

Una familia venezolana encontró alojamiento en una habitación de hotel en Cúcuta, Colombia, pagada por el gobierno colombiano.Una familia venezolana encontró alojamiento en una habitación de hotel en Cúcuta, Colombia, pagada por el gobierno colombiano. Todo se mueve lentamente bajo el cálido sol en la frontera de Venezuela con Cúcuta, Colombia, la puerta de entrada para la mayoría de los venezolanos que abandonan su país. A pesar de los soldados enviados, algunos venezolanos contrabandean toda clase de productos a Colombia para su venta, dicen las autoridades, incluidos los neumáticos.Todo se mueve lentamente bajo el cálido sol en la frontera de Venezuela con Cúcuta, Colombia, la puerta de entrada para la mayoría de los venezolanos que abandonan su país. A pesar de los soldados enviados, algunos venezolanos contrabandean toda clase de productos a Colombia para su venta, dicen las autoridades, incluidos los neumáticos. Lo primero que hacen algunos venezolanos al llegar a Colombia es dirigirse al supermercado, como lo hizo esta familia. Los estantes están vacíos en su tierra natalLo primero que hacen algunos venezolanos al llegar a Colombia es dirigirse al supermercado, como lo hizo esta familia. Los estantes están vacíos en su tierra natal

frontera wsj

unnamed (15)

unnamed (16)

frontera wsj

CUCUTA, COLOMBIA - AUGUST 24, 2017: Colombian soldiers keeps watch along the international border bridge between Colombia and Venezuela.CUCUTA, COLOMBIA – AUGUST 24, 2017: Colombian soldiers keeps watch along the international border bridge between Colombia and Venezuela.

frontera wsj

Desesperados buscan un punto de apoyo en la Amazonía brasileña

Expulsados de su hogar por una economía que se desmorona, miles de venezolanos, incluido un gran número de indígenas Warao, intentan comenzar de nuevo en las ciudades del norte de Brasil, como Boa Vista. A continuación un ensayo fotográfico de Tommaso Protti.

frontera wsj

frontera wsj

frontera wsj

frontera wsj

frontera wsj

frontera wsj

frontera wsj

frontera wsj

frontera wsj

frontera wsj

  • Facebook
  • Twitter
  • Google+
  • Linkedin
  • Pinterest

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

It is main inner container footer text
Bitnami